Un fin de semana de cada dos, el joven Luc recibe la visita de su chico, un militar de permiso: ¡un cincuentón calentorro! En cuanto el chico en pelotas le abre la puerta, el militar, todavía en uniforme, salta sobre el joven delgado para meterle una mano en el paquete mientras le da un morreo. Sin tardar, Luc se arrodilla para chupar la bonita polla de su militar que no tardará en follárselo a la fuerza en la habitación. Un dúo entre generaciones de verdaderos amateurs franceses.

Mp4 standard
Mp4 mobile